Llámanos: 6035-2241 / 6152-3233

Tips

Siempre desayuna

Existen varios estudios que demuestran que las personas que desayunan antes de salir de casa tienen un peso saludable y un menor riesgo de padecer enfermedades como la diabetes, la hipertensión, la obesidad mórbida y algunas enfermedades gastrointestinales. El desayuno es el alimento más importante del día ya que ayuda a acelerar el metabolismo y a controlar el número de calorías que se consumen a lo largo del día. ¿Qué puedes comer? Opta por incluir alimentos ricos en proteína como el huevo, jamón, leche o yogurt, pues éstos te darán una sensación de saciedad el resto de la mañana, y te ayudarán a sentirte más despierto y más alerta para tus ocupaciones matutinas.

Desayuno

Desayuno

Date tiempo para una merienda

Comer entre comidas ayuda a controlar la ansiedad, además mantiene a tu organismo trabajando para evitar que llegues a la comida o a la cena con un hambre terrible. Lo ideal es hacer una merienda a media mañana y otra a media tarde y no excederse de 100 o 200 calorías en cada una de ellas. Te recomendamos que elijas frutas, yogurt bajo en grasa, galletas integrales, barras de cereal, y nueces o cacahuates con poca sal. Recuerda revisar los empaques de lo que vas a consumir para evitar que tu porción tenga más calorías de las que deseas.

Toma agua, mucha agua

A veces confundimos la sed o la ansiedad con hambre. El agua, además de ser vital para el correcto funcionamiento de tu cuerpo, ayuda a eliminar las toxinas de tu organismo. No olvides consumir al menos 2 litros de agua al día.

Desayuno

Desayuno

Lleva tu propia comida a la oficina

Elige llevar tu comida a la oficina por lo menos 3 días a la semana y date permiso de comer fuera el resto de los días, sólo recuerda no excederte. La comida casera es la mejor elección que puedes hacer, ya que te permite tener un mejor control de las porciones que consumes, usualmente tiene menos grasa y menos sal, además es mucho más económica. ¿Qué puedes comer? Lo ideal es llevar un recipiente con divisiones con tapa y seguir la siguiente distribución: un tercio de vegetales, un tercio de proteína (busca carnes sin mucha grasa) y un tercio de carbohidratos complejos, como pasta, papa, tortillas o arroz integral. Sabemos que cuando trabajas es difícil organizarse para hacer la comida, pero puedes intentar prepararla cuando estés cocinando tu cena. Así, al día siguiente sólo tienes que recordar sacarla del refrigerador.

Incluye proteína en tu alimentación

Recuerda que la proteína es el tipo de alimento que brinda saciedad. Por lo tanto, las probabilidades de sufrir un ataque de ansiedad a media tarde serán menores si consumes suficiente proteína durante el día. Procura siempre incluir en tu alimentación alguna carne magra (con poca grasa interior y exterior) como bistec de res, pechuga de pollo sin piel, pavo, pescado, atún en lata, etc. Intenta que estos alimentos estén preparados con poca grasa: a la plancha, a la parrilla, en el horno, asados o al vapor.

Alimentación

Carbohidratos

Elige bien los carbohidratos que consumes

Los carbohidratos son nuestra principal fuente de energía, pero abusar de ellos puede resultar en un aumento de peso. ¿Qué puedes comer? Elige harinas altas en fibra como pan y pasta. También puedes comer arroz integral, tortillas de maíz, leguminosas, elote y papa con cáscara. Estos alimentos te darán más horas de energía ya que tu organismo los absorbe lentamente. Trata de limitar o eliminar de tu consumo otros carbohidratos como dulces, galletas y panes con mucho azúcar, y refrescos. Éstos sólo harán que te dé más hambre en poco tiempo. Recuérdalo: todo con medida.

Si tienes que comer fuera

Elige porciones adecuadas y balanceadas. Opta por llenar tu plato con más proteína y vegetales y evitar o limitar las frituras o alimentos preparados con mucha grasa. Para beber puedes elegir bebidas bajas en azúcar o agua natural. Un tip: Si tu plato es muy grande, come la mitad y pide el resto para llevar.

Comer fuera

Desayuno

¡Fuera tentaciones!

¿Te regalaron un chocolate o unas frituras? No tienes por qué comértelo en ese momento. Divídelo en varias porciones y consúmelo despacio en el transcurso de varios días, o compártelo con tus compañeros.

Controla la ansiedad

No olvides tener a la mano una taza para prepararte un buen té relajante, el cual, además de ayudarte a disminuir el riesgo de caries si es consumido 20 minutos después de las comidas, te ayudará a calmar la ansiedad. Puedes tener un par de bolsitas de tu té preferido en la bolsa, o en un cajón de tu escritorio.

Ansiedad

Actividad

Realiza alguna actividad física

No es un secreto que realizar actividad física regular al menos durante 30 minutos al día te ayudará a quemar aquellas calorías que hayas consumido de más. Opta por elegir actividades como correr, hacer bicicleta o nadar. Si no tienes tiempo o un espacio adecuado para esto, siempre puedes recurrir a videos con ejercicios que puedes hacer en tu casa.

En la medida de lo posible debemos intentar dormir ocho horas diarias

Durante mucho tiempo se ha dicho que el cuerpo, así como la mente, necesita de 8 horas mínimas de sueño a diario para reponer energías, descansar adecuadamente, e incrementar la productividad.

Ropa

Usar ropa cómoda y fresca

Sabemos que esta de moda en las mujeres y hombres ropa y pantalones ajustados, esto es malo también. Es malo porque realza los rollitos de los costados, marca e irrita la piel. Además bloquea el flujo normal sanguíneo causando problemas circulatorios, varices y otras cosas mas, además de causar traspiración y por encima de todo incomodidad.

Utilizar cremas hidratantes y protectores solares con pantalla física y química. No debemos olvidarnos que debemos aplicar el bloqueador de 20 a 30 minutos antes de exponernos al sol. Evitar la exposición solar entre las 10:00 y las 17:00hs.

Nos preocupamos mucho por el aspecto de nuestra cara y de nuestra piel en general. Siempre buscamos nuevas cremas hidratantes o rejuvenecedoras que nos hagan ver mejor, pero generalmente nos olvidamos de algo básico para nosotros y es cuidarnos de los rayos ultravioletas del sol.

Todos estamos de acuerdo que una piel bronceada es más bonita, lo que pasa es que ese bronceado también tiene sus riesgos y sus efectos secundarios a largo plazo. Dejando de un lado los peores efectos secundarios (por ejemplo, el cáncer de piel).

Cremas

Sombrero

Protegernos usando sombreros y lentes de sol con protección

El sol es malo para la vista. Proteja sus ojos. No porque la luz le moleste y esté más cómodo, no porque se vea más guapo sino por su propio bien.

La higiene en la manipulación de alimentos y utensilios es la principal medida de prevención de enfermedades infecciosas.

Un delicioso pastel de chocolate, una roca de buena suerte o una ranita amistosa son sólo algunos de los regalos que a los niños les encanta traer de vuelta casa a su Mamá y a su Papá. ¿Sabe que detrás de estos adorables regalos - y muchos otros - pueden estar al acecho millones de gérmenes?

Puede que los niños no escuchen cuando les dice que se laven las manos antes de las comidas pero es un mensaje que vale la pena repetir. Lavarse las manos es sin duda la mejor manera de evitar la propagación de gérmenes y de proteger a sus hijos(as) de enfermedades.

Manos
  • A la hora de consumir lácteos lo ideal es inclinarse por los descremados y por los quesos blancos
  • Elija embutidos bajos en grasa.
  • Coma cinco porciones de verduras y frutas al día. En este caso tenga en cuenta que una porción es equivalente a una pelota de tenis.
  • Para preparar las verduras, no permita que se sobre cocinen pues pierden muchas de sus propiedades y de la firmeza. Prefiéralas crujientes y frescas.
  • Para cocinar busque recetas preparadas al horno, al vapor, en papillote o a la plancha, con especias naturales; y evite fritos y horneados con salsas cremosas.
  • Termine de comer cuando se sienta satisfecho y no espere a estar lleno.
  • Manténgase bien hidratado siempre y recuerde que para ello nada mejor que el agua.
  • Desde el momento de hacer las compras en el supermercado planee su alimentación y la de su familia. Dígale no a los precocidos, snacks, gaseosas, golosinas y productos artificiales.
  • No consuma tanta sal y prefiera la que tiene menor contenido de sodio y solo coma una harina en cada comida.
  • Incluya el pescado como mínimo dos veces a la semana en su dieta, pues es uno de los alimentos con más propiedades. El pescado azul por ejemplo es rico en ácidos grasos omega 3.
  • Dígale sí a los frutos secos ya que constituyen una fuente de proteínas, fibra, vitaminas y grasas equilibradas.
  • Utilice recipientes antiadherentes para minimizar el consumo de grasas.
  • Reduzca la cantidad de azúcar que consume. Utilice canela, nuez, moscada, extracto de vainilla o almendra para darle sabor a sus comidas.
  • Consuma más granos. Aportan muchas proteínas y dan mayor sensación de saciedad.
  • Lea siempre las etiquetas de lo que va a consumir. Esto le indicará cuáles son los componentes del producto y si son saludables.